www.burujon.es

SALUD INFANTIL

Calendario de Vacunaciones infantiles:

  • Recién nacido:
    • Hepatitis B.
  • 1 mes:
    • Hepatitis B.
  • 2 meses:
    • Pentavalente (Poliomielitis, Difteria, Tétanos, Tosferina y Haemophilus B).
    • Meningitis C.
  • 4 meses:
    • Pentavalente (Poliomielitis, Difteria, Tétanos, Tosferina y Haemophilus B).
    • Meningitis C.
  • 6 meses:
    • Pentavalente (Poliomielitis, Difteria, Tétanos, Tosferina y Haemophilus B).
    • Meningitis C.
  • 15 meses:
    • Triple Vírica (Sarampión, Parotiditis y Rubeola).
  • 18 meses:
    • Pentavalente (Poliomielitis, Difteria, Tétanos, Tosferina y Haemophilus B).
  • 6 años:
    • Triple Bacteriana (Difteria, Tétanos y Tosferina).
    • Triple Vírica (Sarampión, Parotiditis y Rubeola).
  • 11 años:
    • Varicela (Sólo para niños y niñas que no hayan pasado la enfermedad).
  • 13 / 14 años:
    • Difteria.
    • Tétanos.
    • Hepatitis B.

Prevención del Consumo de Drogas:

El consumo abusivo de drogas es un problema cada vez más prevalente que afecta a la salud física y psíquica con gran repercusión familiar y social.

Los adolescentes viven las drogas como una forma de acercarse al mundo del adulto, y como una manifestación de rebeldía, sobre todo las drogas denominadas sociales: alcohol y tabaco. Existe una presión grupal por fumar y beber.

¿Qué es una droga?

Son sustancias naturales o artificiales que generan una modificación fisiológica en el organismo y que se traduce en alteraciones del comportamiento, juicio, estado de ánimo o percepción. Con su consumo se buscan sensaciones agradables, aliviar la angustia, el dolor, desinhibición…

  • Dependencia psíquica: Inicialmente se tiene la sensación de controlarla, pero llega un momento que se necesita consumir de forma periódica, para encontrar un estado de bienestar que de forma natural no se consigue.
  • Dependencia física: Se produce cuando nuestro organismo necesita cierta cantidad de droga para funcionar con normalidad.
  • Síndrome de abstinencia: Hablamos en estos términos para referirnos al conjunto de síntomas que se presentan cuando interrumpimos o disminuimos bruscamente el consumo.
  • Tolerancia: El consumo habitual lleva consigo la necesidad de consumir cada vez dosis mayores para conseguir los mismos efectos.
  • Politoxicomanía: Consumo de varias sustancias al tiempo.

Tipos de drogas:

  • Alcohol: Tiene efecto sedante, desinhibitorio. Hay que distinguir entre uso, dependencia (alcoholismo) e intoxicación (borrachera).
  • Psicofármacos: Su mayor peligro reside en la facilidad de acceso por consumo de los adultos del hogar. Son medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central (tranquilizantes, somníferos, barbitúricos…).
  • Cocaína: Polvo blanco extraído de una planta, la coca. Se consume por inhalación. Da sensación de energía, pero crea gran dependencia psicológica y a altas dosis puede generar importantes trastornos físicos: convulsiones, taquicardias…
  • Anfetaminas: Suele venir en cápsulas o comprimidos. A bajas dosis dan sensación de energía. Tienen alta tolerancia, por lo que va asociado a consumo de altas dosis que acaban produciendo sensaciones de pánico, taquicardia, sudoración,….Su uso excesivo altera la vida cotidiana.
  • Cannabis (hachis, marihuana): “porros”. Producen sensación de calma, enrojecimiento en los ojos, taquicardia… Su uso excesivo produce efectos de falta de concentración y pérdida de memoria.
  • Heroína: Genera gran dependencia y un importante síndrome de abstinencia. Es un derivado del opio y se consume por distintas vías: inyectado, inhalado o esnifando (por la nariz). Genera euforia, sensación de bienestar, placer y ausencia de dolor.
  • Drogas de diseño: Sintéticas, no naturales. Contienen generalmente algún estimulante parecido a la anfetamina con efecto alucinógeno: “éxtasis”, “X”, “píldora del amor”, y otras.
  • Alucinógenos LSD: “ácidos” o “trips”. Consumo oral y tienen distintas presentaciones (comprimidos, gotas sobre papel secante….).

Cómo prevenirlas como padres y madres:

Informarles adecuadamente sobre las drogas, abiertamente, con mensajes adecuados a su edad .

Manteniendo un comportamiento coherente. Los padres son los modelos más cercanos a seguir (consumo de alcohol, pastillas…).

Favorecer la participación en asociaciones de jóvenes, culturales, deportivas…

Valorar sus esfuerzos escolares y de otro tipo.

Marcarles metas realistas y estimularles para su consecución, de manera que les enseñemos a ser responsables de sus actos.

Favorecer un buen clima afectivo en el hogar que les transmita confianza y les permita expresar adecuadamente sus vivencias.

Procurar conocer de cerca a los hijos.

Relacionarse con el profesorado o personas cercanas a ellos con capacidad de influencia.

Cómo detectarlas:

  1. Conversando con los hijos
  2. Detectando cambios de conductas: alejamiento familiar,…
  3. Deterioro físico, personal, económico.
  4. A veces los hijos se transforman en desconocidos: mienten, roban, chantajean si no consiguen el dinero.
  5. Muchas drogas son consumidas los fines de semana.

Qué hacer ante la detección de consumo:

Reconocer que estamos ante un problema y afrontarlo con su hijo.

No autoculparse, sino averiguar qué ha pasado e intentar resolverlo.

No ser permisivo, ni ceder al chantaje.

Hablar con tu hijo y mantener una actitud firme.

Revisar normas de convivencia y poner límites, asignar responsabilidades (evitar tareas que impliquen manejo de dinero).

Buscar ayuda profesional:

Facilitar su acercamiento a profesionales sanitarios que puedan enfocar positivamente y afrontar el problema que variará según la adicción, estado físico/psíquico, profesionales en salud…No todo tratamiento es idóneo para toda persona, primero es necesario conocer la situación concreta, los deseos y necesidades, compromiso personal y acuerdo terapéutico.

Las fases para abandonar el consumo abusivo de sustancias son:

  1. Desintoxicación: Dejar de consumir sustancias hasta que desaparezcan los síntomas del síndrome de abstinencia.
  2. Deshabituación: Esta etapa persigue desarrollar nuevas capacidades para no consumir e integrarse en la vida cotidiana y a los hábitos de vida.
  3. Rehabilitación: En esta fase se intenta plantear un proyecto de futuro.

También es posible acceder a otros recursos actualmente disponibles:

  • Organizaciones No Gubernamentales encargadas de la rehabilitación de drogodependientes.
  • Pisos de acogida.
  • Talleres de reinserción laboral.
  • Pisos de reinserción.
  • Programas de reinserción de los Juzgados de Guardia.
  • Centros de emergencia social o de reducción de daños (situación de marginalidad).
  • Servicios de Información Telefónica.
  • Grupos de “Autoayuda”.

Dra. Elena Bartolomé Benito
Especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública

(Fuente: www.saludinfantil.com)


Compártelo: