www.burujon.es

LA POBLACIÓN – LUGARES DE INTERÉS

A la hora de hablar de los monumentos de la localidad tenemos que comenzar refiriéndonos a Las Barrancas de Burujón, por ser uno de los parajes más hermosos e inesperados que se pueden encontrar en la provincia de Toledo y, por tanto, el principal reclamo turístico del municipio.

A unos 6 kilómetros del casco urbano encontramos este conjunto de pronunciados cortados de tierra caliza, que han sido modelados por la erosión del viento y el agua a lo largo de los siglos, y en cuyo interior se haya el embalse de Castrejón.

Las Barrancas poseen acentuadas pendientes, llegando a alcanzar grandes alturas, como el “Pico del Cambrón” que tiene cerca de un centenar de metros.

Actualmente es una senda ecológica y cuenta con miradores naturales para poder observar las distintas aves.

En la localidad destaca la Capilla de San Pantaleón, que data de finales del siglo XVII.

La capilla es en realidad una nave lateral, que era usada como baptisterio, y parte de lo que era la nave central de la antigua iglesia parroquial, de estilo mudéjar y con forma de cruz latina.

La Iglesia Parroquial actual está dedicada a San Pedro Apóstol. Se terminó de construir en el año 1961 y es de estilo vanguardista.

En ella se conserva un “Cristo Crucificado”, una figura de “San Antonio”, una imagen de “San Sebastián”, una “Custodia”, la Pila Bautismal y la puerta principal de madera, todos del siglo XVII (pertenecientes a la antigua iglesia).

Puerta San Sebastián y Crucificado Pila Bautismal y Resucitado

Destaca también el cuadro de “La Pesca Milagrosa”, de Guerrero Malagón (1936) y el cuadro de la “Virgen del Perpetuo Socorro”, de principios del siglo XX.

La Pesca Milagrosa (Guerrero Malagón)

También dentro de la Iglesia se encuentra la Reliquia de San Pantaleón, consistente en un trozo de hueso (Ex – osibus) del Santo, que vivió en Antioquía durante el siglo IV de la era cristiana.

Altar, estandarta, imagen y reliquia de S. Pamtaleón

Otro edificio de interés es el Ayuntamiento, construido en el año 1920, aunque ha sido reformado en el año 2005.

En la torre del Ayuntamiento encontramos un reloj analógico de finales del siglo XIX.

También hay que hacer mención al Pilar, antiguo abrevadero en el que bebían los animales.

Y, por último, en las inmediaciones de la plaza de España, o plaza del Ayuntamiento, se encuentra el escudo de los Condes de Cifuentes, que compraron la localidad a Felipe IV en el año 1629.


Compártelo: